Embarazo de alto riesgo
Embarazo de alto riesgo. Sus causas
16 enero, 2019
Obesidad en el embarazo
Obesidad en el embarazo puede ocasionar complicaciones
16 enero, 2019

Mujeres con ovarios poliquísticos son más propensas a sufrir diabetes gestacional


El síndrome de ovario poliquístico es un trastorno hormonal frecuente en las mujeres en edad reproductiva. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico pueden tener períodos menstruales con poca frecuencia o prolongados, o niveles excesivos de hormona masculina (andrógeno). Se pueden formar varias acumulaciones pequeñas de líquido (folículos) en los ovarios y estos podrían no liberar óvulos de forma regular.

Además como incrementan la cantidad de secreción de testosterona; niveles anormalmente altos de este andrógeno puede provocar infertilidad, crecimiento excesivo del vello facial y corporal, así como acné.

Las mujeres con ovarios poliquísticos especialmente en edad fértil, tienen por lo general, buena respuesta al control hormonal. La terapia clásica para los síntomas del hiperandrogenismo (acné e hirsutismo) es suprimir la producción de testosterona del ovario por medio de anticonceptivos orales (estrógeno y progesterona), lo que promueve el proceso de ovulación.

Las mujeres con ovarios poliquísticos tienen mayor tendencia a la diabetes gestacional y el desarrollo de intolerancia a la glucosa durante el embarazo, por lo que debe de tener un control estricto de los niveles de glucosa desde el inicio y nuevamente entre las 26 y 28 semanas de gestación.

La infertilidad es generalmente tratada exitosamente, la dieta, el ejercicio y el control del peso, aunado a la terapia con Metformina, eleva las oportunidades de ovulación espontánea.

Pueden generar un aumento o fluctuación del peso, lo cual lo relaciona directamente con el riesgo de dislipidemia, hipertensión y diabetes mellitus 2 secundaria a una resistencia a la insulina inicialmente y un hiperinsulinismo.

Esta condición, a su vez, estimula la acumulación de grasas, altera el metabolismo de las lipoproteínas y el colesterol, de igual manera eleva la producción de andrógenos, lo que lo vuelve un círculo vicioso.

Es por ello que ante cualquier síntoma que presentes, acudas con tu médico para que te de un tratamiento.