Obesidad en el embarazo
Obesidad en el embarazo puede ocasionar complicaciones
16 enero, 2019
Diabetes tipo 2
Diabetes tipo 2. Plan de comida
21 febrero, 2019

Equilibrio hormonal. Consejos para lograrlo con una dieta





El desequilibrio hormonal es una patología muy común y se puede originar por el síndrome ovarios poliquísticos, es por ello que una de las recomendaciones, para un tratamiento óptimo es una dieta terapéutica para controlar el trastorno de las hormonas.

Quienes padecen esta patología, deben cambiar sus hábitos alimenticios, por lo que deben comer de manera inteligente, eligiendo alimentos que regulen el metabolismo en el punto exacto para que quemes grasa, es lo que proponen las dietas del control hormonal.

La dieta de control hormonal apunta a manejar la curva de la insulina y el glucagón, que son hormonas antagonistas relacionadas con el nivel de glucosa en la sangre.

Cuando una persona come demasiado o abusa de los carbohidratos, la insulina se dispara y comienza una cadena de acciones desafortunadas: se rompe músculo, se acumula grasa.

Mientras que al comer proteínas, se estimula la hormona antagonista, el glucagón, que se libera cuando los niveles de glucosa están bajos y utiliza la grasa acumulada para elevarlos.

Esta dieta implica tres acciones que debe seguir las personas durante el día para que obtengan sus beneficios:

El paciente debe comer cinco veces al día, específicamente cada cuatro horas, las cuales deben ser tres comidas fuertes y dos colaciones: tanto el ayuno como los atracones, disparan estas hormonas, lo que puede ocasionar problemas de salud como resistencia a la insulina, depresión y obesidad.

Asimismo, la fórmula alimentaría, debe estar basada en la proporción ideal, la cual es ingerir en las 3 comidas principales 40% de carbohidratos, 30% de proteínas y 30% de grasas. Los carbohidratos permitidos son frutas y verduras porque son de absorción lenta, lo que evita que la insulina se dispare. Los carbohidratos prohibidos son el pan, las masas y el arroz.

Las mejores proteínas son el pollo, pavo, cortes magros de vacuno, pescado, quesillo o queso crema descremado, queso fresco, y clara de huevo. Las grasas que ayudan son las mono insaturadas, vegetales como las aceitunas, el aceite de oliva, y los frutos secos como almendras, nueces y cacahuates.

Por último, las personas deben hacer mínimo 30 minutos de ejercicio, el cual ayudará a la metabolización de la glucosa, con ello disminuye la cantidad de insulina que debe ser secretada, lo cual estimula a que el cuerpo queme grasa.