Servicios

Evaluación antropométrica:

Técnica que consiste en el estudio y evaluación de una serie de cálculos de las dimensiones y características físicas del cuerpo humano. Tiene como objetivo investigar la composición y perímetros corporales. Con la aplicación de esta prueba se lleva a cabo el cómputo de la longitud, contorno y diámetro óseo, pliegues cutáneos y así determinar posibles anormalidades para su tratamiento.

Planes de alimentación:

Es un esquema que se elabora para ser aplicado con regularidad por una persona que desea recuperar o preservar la salud. El cumplimiento de esta pauta, conducirá a la corrección de carencias nutricionales, alcanzar un peso sano y sobre todo mantenerlo. En este régimen se debe tomar en cuenta aspectos como: nutrientes, estado de salud, peso, estatura, edad y costumbres. El fundamento de un buen plan nutricional es la calculadora de calorías, que sirve para medir las necesidades energéticas de forma individualizada.

Reducción planificada de peso:

La obesidad y sobrepeso es la consecuencia derivada de un desequilibrio corporal. En este sentido, se apica un régimen nutricional personalizado concebido bajo parámetros hipocalóricos que estén acompañados de: seguridad, equilibrio en los nutrientes y garantía de salud. La aplicación de las estrategias proyectadas para cada individuo, debe conducir a una pérdida de esos kilos extras de manera lenta y sin efecto rebote.

Consultoría de nutrición:

Consiste en la evaluación del estado nutricional del paciente. De acuerdo a la información obtenida se elabora un plan de alimentación dirigido a optimizar la condición de la persona. Múltiples son los beneficios de someterse a una consulta nutricional: conocimiento del nivel de salud y la obtención de datos precisos para el diseño de un régimen individual que se ajusta a las demandas específicas.

Sensibilidad y alergias alimenticias:

Desde tiempos remotos se conoce que el consumo de ciertos alimentos puede ocasionar efectos indeseables en la salud física y mental de individuos susceptibles. La intolerancia y la sensibilidad alimentaria están asociadas a síntomas desagradables y a condiciones crónicas. En comparación con las alergias alimentarias, las sensibilidades nutricionales no suelen ser un peligro, pero sí pueden afectar seriamente a la calidad vida. Los alimentos que con más frecuencia producen alergia y se sensibilidad son: leche, huevos, mariscos, frutos secos, trigo, legumbres, soja, frutas y pescado.

Manejo dietoterapéutico en trastornos hormonales:

La dietética como disciplina se encarga de estudiar el vínculo entre los alimentos, salud y bienestar. De esta rama, se deriva el manejo dietoterapéutico que dicta la pauta a cumplir en caso de enfermedades, a través de la combinación de productos alimentación o la supresión de otros. El régimen terapéutico para las enfermedades hormonales tiene como meta restablecer los desequilibrios bioquímicos y debeser adaptado a las necesidades de cada paciente. La variedad van desde las dirigidas a controlar el peso corporal, cuidado en los glúcidos,proteínas, lípidos, sodio y potasio.

Programas de alimentación para:


  • Hipertensos: La dieta que tiene su base principal en la disminución de la sal como método para la controlar o reducir la hipertensión (aumento de la presión arterial), es conocida como DASH siglas en inglés de DietaryApproachesto Stop Hypertension. Su aplicación tiene como fin bajar la cantidad de sodio desde 2500 mg a 1500 mg al día. Además de la inclusión de alimentos ricos en nutrientes que permiten descender la presión sanguínea como: verduras , frutas, lácteos escasos en grasa, semillas, legumbres, carnes magras y aceites vegetales.

  • Embarazadas: las dietas para las embarazadas deben ser diseñadas tomando en cuenta los requerimientos nutricionales del paciente y las condiciones de salud. Por lo general, varían desde 1.800 y 2.000 kcal para que el bebé se desarrolle adecuadamente. El régimen debe estar constituido por: 20% de proteínas, 30% de grasas y 50% de hidratos de carbono.

  • Diabéticos: Un buen plan para la alimentación de personas que padecen diabetes (enfermedad en la que los niveles de glucosa de la sangre están muy altos),es una guía que establece qué tipos de nutrientes debe consumir el paciente y en qué cantidad. Debe estar ajustado a sus horarios, costumbres y hábitos. Un recurso a emplear es el Método de Plasto, que se basa en la contabilidad de los carbohidratos y el índice glucémico de los alimentos. El objetivo es que exista un adecuado equilibrio entre: la insulina, los medicamentos que consume el paciente, el estilo de vida y el ejercicio.

  • Sobrepeso: Se caracteriza por los niveles excesivos de grasa corporal. La idea es ayudar al paciente a sentirse mejor y recuperar su nivel de salud adecuado con una pauta dietética, que ordenará el estilo de alimentación de la persona, la planificación de la compra de alimentos y la estabilidad en los horarios de la comida. La meta en conseguir un cambio de hábitos que van desde aprender a comer, hasta saber cocinar para conseguir los resultados planteados y prevenir la ganancia de peso que evolucione hasta la obesidad.

  • La obesidad: como enfermedad crónica tratable, surge cuando existe un exceso de tejido adiposo (grasa) en el cuerpo. Las consecuencias negativas de esta condición es que acentúa y agrava en poco tiempo las patologías graves como diabetes, hipertensión, cáncer y las complicaciones cardiovasculares. Comer bien es el pilar principal evitar y controlar la obesidad. Esto significa cambio en los hábitos como: conocer los grupos alimenticios, hacer una ingesta calórica ajustada a la cantidad de ejercicios físicos y al patrón nutricional diseñado.

  • Síndrome Metabólico: Aún no existe una definición adecuada para este padecimiento. Aunque ya los estudios las generalizan como una patología en la que encuentran alteradas las funciones metabólicas de organismo que se relacionan entre sí. La asistencia dietética debe ser integral y ajustada a los requerimientos individuales. Una vez diagnosticado el paciente, debe cumplir con las indicaciones médicas –nutricionales como: control de la cantidad y tipo de grasas, eliminación de los edulcorantes artificiales, ingesta baja de calorías y supresión de los alimentos procesados.

  • Dislipidemias o hiperlipidemia: es un vocablo para definir el incremento de la concentración plasmática de colesterol y lípidos en la sangre. La dieta hipolipemiante está basada en la diminución hasta del 25% de las calorías provenientes de las grasas saturadas. En el caso de los pacientes con niveles altos de triglicéridos se recomienda evitar el consumo de azucares, harinas refinadas y alimentos con almidón. Lo ideal es la ingesta de frutas, verduras, legumbres avena, arroz integral y carnes magras.